Clicky

TLFS. 91 737 77 80 / 93 595 20 05 Contact us

Mejorar la productividad de los trabajadores

lunes, 30 de septiembre de 2019

Comenzar a trabajar en un nuevo empleo siempre nos genera un estado de nervios ante la presión de crear una buena impresión en los primeros días. Empezar en una empresa en la que no sabemos cómo funcionan internamente o cuáles son exactamente las tareas a desarrollar hace que en los primeros meses de adaptación se tenga un alto nivel de motivación. Una vez que ya tenemos controlado el espacio laboral y nos encontramos en nuestra zona de confort de nuevo, es muy probable que, sin querer, nuestra motivación se reduzca y la monotonía haga que baje la productividad. Además de la monotonía, hay diversas causas que pueden afectar a la reducción del rendimiento de los trabajadores.


Permitir que las jornadas laborales sean muy amplias es una fuente muy común de desmotivación en los empleados que afecta directamente al factor del que hablamos.  Otros motivos son la implantación de objetivos demasiado inalcanzables, la falta de comunicación interna en la empresa, la escasez de formación para desarrollar las tareas o la ausencia del reconocimiento del trabajo y las metas conseguidas.


En el momento en el que un trabajador siente desmotivación y disminuye la productividad, la compañía en cuestión tiene un gran problema. Por ello, saber cómo motivar a los empleados y hacer que mejoren su productividad es un elemento clave, tanto para la empresa, como para la satisfacción de la plantilla.


Son muchas las medidas que pueden tomarse para mejorar este aspecto, aquí dejamos los mejores consejos:



  • Proporcionar siempre las mejores instalaciones, material necesario y el mejor ambiente de trabajo para que los empleados puedan desempeñar su trabajo con la máxima concentración y eficacia posible. Además, estar al tanto siempre de las nuevas tecnologías y actuar siempre adaptándose a los cambios.

  • Priorizar la organización interna de la compañía. La mejor manera de favorecer la productividad es marcar bien los objetivos, los tiempos de entrega, los grupos de trabajo y las tareas a desarrollar por cada uno. Difundir en la empresa la necesidad de que cada trabajador gestione su tiempo y se planifique diariamente para el cumplimiento de sus tareas.

  • Establecer pequeños descansos durante la jornada laboral para que los empleados puedan descansar mentalmente y comenzar a rendir mejor tras la pausa. Descansar unos minutos no es perder el tiempo, es necesario para mejorar la productividad de cualquier persona.

  • Reconocer todos los logros de los trabajadores es un factor muy importante a la hora de mejorar su motivación y satisfacción laboral. Si una persona ve cómo pasan los días haciendo lo máximo posible por la empresa y cumpliendo los objetivos y no recibe a cambio un reconocimiento, poco a poco se traducirá en una gran desmotivación por el trabajo.

  • Invertir en la formación de los empleados para apoyar sus tareas y desarrollar nuevas habilidades. Ampliar los conocimientos en áreas que afectan a la organización implica en mayor medida a los trabajadores con la compañía y mejora la eficiencia y la productividad.


Además de todos estos consejos, también hay que tener claro que, trabajar más horas no es sinónimo de ser más productivos, sino que agota más y el resultado es totalmente contrario.  Seguro que siguiendo todas estas pautas, cualquier empleado trabaja motivado y llega a la máxima productividad.

Volver a noticias

Galería

© Copyright 2012 Instituto Europeo para el Empleo | IEE
Tlfs: 91 737 77 80 y 93 595 20 05

Aviso legal | Política de Cookies | Política de Privacidad